Las macetas están realizadas en gres y cocidas a alta temperatura, unos 1280º en horno eléctrico. Unos acabados son con esmaltes, que requieren dos cocciones, ofreciendo una gama infinita de colores y tacto vitrificado; otras están acabadas con óxidos con un aspecto más rústico.
La confección de las macetas es artesanal, en ocasiones con imperfecciones que les confieren un carácter especial, uno de los principios del bonsai es la belleza de lo imperfecto, patente en la naturaleza.
Podrás encontrar macetas para kusamono, mame, shohin y de mayor tamaño hasta el límite de 35 cm, que me permite el horno.

Si no encuentras la maceta que se ajusta a tus necesidades contacta conmigo por si te puedo ayudar.

Rectangulares

Ovaladas

Redondas